Si eres de los que navega en internet, seguro has leído sobre la Dieta DASH. Como su nombre en inglés lo indica -Dietary Aprroaches to Stop Hypertension- se enfoca en detener la hipertensión, disminuir el colesterol y, como extra, ayudar a perder el peso sobrante.

La dieta DASH reduce la presión arterial alta al disminuir la cantidad de sodio en su dieta a 2300 miligramos (mg) al día. Bajar el sodio a 1500 mg al día reduce aún más la presión arterial. También, incluye una variedad de alimentos ricos en nutrientes que ayudan a bajar la presión arterial, como potasio, calcio y magnesio.

Con la dieta DASH, usted:

  • Consumirá muchas verduras, frutas y productos lácteos sin grasa o bajos en grasa
  • Incluirá granos enteros, legumbres, semillas, nueces y aceites vegetales
  • Comerá pescado, aves y carnes magras
  • Reducirá la sal, las carnes rojas, los dulces y las bebidas azucaradas
  • Reducirá las bebidas alcohólicas

También debe hacer por lo menos 30 minutos de ejercicio de intensidad moderada casi todos los días de la semana. Los ejemplos incluyen caminata rápida o montar en bicicleta. Póngase como meta hacer 2 horas y media de ejercicio por semana.

Puede seguir la dieta DASH si desea prevenir la hipertensión arterial. También le puede ayudar a perder el peso extra. La mayoría de las personas pueden beneficiarse de una reducción de la ingesta de sodio a 2300 miligramos (mg) al día.

Consejos para disminuir la sal

Para disminuir la cantidad de sal en su dieta:

  • Retire el salero de la mesa.
  • Sazone sus alimentos con hierbas y especias en lugar de sal. El limón, la naranja y el vinagre también le aportan sabor.
  • Evite los alimentos enlatados y las entradas congeladas. A menudo son ricos en sal. Cuando prepara los alimentos desde el principio tiene más control sobre la cantidad de sal que les pone.
  • Revise todas las etiquetas de alimentos para ver el contenido de sodio. Se puede sorprender de cuánto y dónde lo encuentra: las cenas congeladas, las sopas, los aderezos para ensaladas y las comidas preparadas con frecuencia tienen mucho sodio.
  • Elija alimentos que contengan menos del 5% del valor diario de sodio.
  • Busque versiones de los alimentos con bajo contenido de sodio cuando pueda encontrarlos.
  • Reduzca los alimentos y condimentos que tengan mucha sal, como encurtidos, aceitunas, embutidos, salsa de tomate, salsa de soja (soya), mostaza y salsa para parrilla.
  • Cuando salga a cenar, en lo posible solicite que le preparen la comida sin nada de sal ni glutamato monosódico (GMS) agregados.

¿Sufres de hipertensión? Consulta con nuestro equipo de nutricionistas para hacer un plan de alimentación que te ayude en el tratamiento. Agenda tu hora online aquí.

Fuente:  Medline Plus
Share This