Cuando nos sentimos mal físicamente, lo habitual y esperado es acudir con el médico. Eso nos parece tan normal que lo hacemos sin cuestionarnos: nos sometemos a tratamientos farmacológicos, hacemos chequeos periódicos para saber si estamos bien y llevamos a cabo medidas preventivas .

Desafortunadamente, nuestra actitud hacia la salud mental no es la misma, pues existen ideas relacionadas a la psicoterapia que limitan a la persona a asistir a una: desde que no es necesario, que lo emocional se cura con el tiempo, que un amigo puede ser de la misma utilidad, que sólo son para los “locos”… en fin, una cantidad de ideas que sólo se basan en el desconocimiento de lo que realmente es una psicoterapia.

Los tratamientos psicológicos no son sólo para aquellos llamados “locos”, así como las tratamientos médicos no son sólo para enfermos crónicos; los tratamientos psicológicos pueden ser útiles tanto de forma preventiva como terapéutica curativa. Así, nos ayudan a mantenernos en bienestar a pesar de los constantes cambios que sufrimos día con día, tanto sociales, culturales, ambientales y personales, los cuales nos hacen muy propensos y vulnerables a dificultades emocionales.

La salud mental es primordial en el manejo de nuestra vida cotidiana, pues implica la capacidad que tenemos para sobrellevar problemas, en la toma de decisiones, en la forma en que nos relacionamos con la gente a nuestro alrededor y en cómo reaccionamos ante las contingencias.

Olvidemos la idea distante y caricaturizada del psicólogo, tratemos de verlo como alguien con los estudios necesarios para entender más allá de lo que pensamos y sentimos y tengamos presente la importancia de estar bien con uno mismo, del entendimiento de nuestros actos, de acercarnos a nuestro propio conocimiento para encontrar respuestas y alivio a todo aquello que no logramos comprender. Bajo estas interrogantes será fácil entender la importancia de acudir al psicólogo.

Reserva tu hora con nuestros especialistas aquí

 

Share This