• Desde dolores lumbares en el automovilista y en mochileros, hastamolestias en hombros y codos por cargar maletas, son la amplia gama de lesiones más frecuentes en los viajeros. Experta en kinesiología UC comparte algunos tips para un viaje más seguro y saludable.

Viajar largas horas en bus o auto, o bien conducir; puede ser la antesala de un mal pronóstico de descanso, si surgen dolencias o lesiones musculares o de otro tipo. Una adecuada programación de los tiempos de descanso, elongación, cuidado de una buena postura en el trayecto, pueden marcar la diferencia para prevenir malestares típicos del viajero. Javiera Fuentes, kinesióloga y directora de la carrera de Kinesiología UC, del Departamento de Ciencias de la Salud de la Facultad de Medicina, comparte algunas recomendaciones que podrían ayudar para que sus vacaciones no se vean nubladas por una lesión musculoesquelética asociada al viaje.

  •  1- Siempre recuerde dormir las horas necesarias antes de un viaje prolongado, más aún si usted es el conductor.

 

  • 2- Si existe un antecedente de patología lumbar o cervical previa, las largas horas sentadas podrían causar mayor compresión en los discos intervertebrales. Procure hacer pausas cada 2 o 3 horas y elongar la musculatura de la espalda, brazos y cuello. En las pausas, elongue la musculatura del cuello y mueva su cuello girando su cabeza. Al llegar a destino, aplique calor local con compresas o guatero de semilla, y siga elongando suavemente por 20 a 30 segundos, en series de 3 tiempos.

 

  • 3- En el caso de dolor lumbar o de espalda baja, no es recomendable usar fajas. Lo ideal es mantener fortalecida la musculatura del abdomen de forma consciente. Tampoco es funcional incorporar cojines o dispositivos en el respaldo, ya que muchas veces acentúan la curva lumbar hacia una postura poco natural que genera nuevas dolencias. Los autos modernos cuentan con asientos acondicionados para una cómoda conducción en plazos prudentes.

 

  • 4- Para quienes viajan en bus o avión, lo ideal es ajustar la posición del asiento a su propia comodidad y caminar por el pasillo. En caso de personas con antecedentes de várices u otra patología vascular, recuerde usar a diario medias de compresión –sea hombre o mujer- y realizar movimientos frecuentes de las piernas aunque esté sentado(a), para mantener una buena circulación sanguínea.

 

  • 5- Para el cuidado del pasajero, es recomendable el uso de un cojín cervical, que ayudará a que si se duerme, la cabeza no caiga sobre el hombro, generando molestias que pueden durar días.

 

  • 6- En caso de mochileros. Existen mochilas con cargas que van desde 13 hasta 50 kilos, sin embargo debe procurar no superar el 25% de su propio peso. Trate de distribuir la carga ajustando la hebilla del cinturón, y utilizando siempre el equipamiento adecuado.

 

  • 7- En caso del uso de maletas, la carga de éstas podrían ocasionar tendinitis en el hombro y el codo. En caso de que surjan molestias, recuerde aplicar frío sobre los tendones y no calor. Hágalo en frecuencia de 10 minutos, descansando 30 minutos de intermedio. Elongue suavemente.

 

  • 8- Si tiene acceso a microondas en sus vacaciones, lleve un guatero de semillas y caliente por 1 minuto, luego envuélvalo en una toalla húmeda y aplíquelo en la zona de dolor. La humedad de la toalla ayudará a que el calor penetre más y mejor a la piel. El calor local es recomendable para contracturas musculares. No aplique cremas con analgésicos ni consuma medicamentos, sin antes consultar a un médico.

 

  • 9-  En caso de aplicar frío local, no lo haga por periodos que superen los 10 minutos. . Su uso es recomendable en caso de una contusión, golpe o trauma y también sobre los tendones inflamados.

 

  • 10-  En caso de sufrir de fascitis plantar, que usualmente ocurre por caminar largos trayectos con calzados poco adecuados, puede congelar una botella con agua y luego masajear hacia delante y hacia atrás haciendo presión con el pie sobre ella. Eso aliviará el dolor.

 

  • 11- En caso de los aficionados al trekking, recuerde no estrenar calzado nuevo para una ruta, de forma de evitar molestias y lesiones en la piel posibles de infectar.
Share This